Buscar por

Ucuuba: semilla amazónica promueve reparación profunda en la piel

Arbol pasó a tener más valor en pie que derribado después de descubierto el potencial restaurador de su manteca natural.

Publicado en: 26 mar 2019, 14:03

El Ucuuba es un árbol del Amazonas amenazado de extinción, muy buscado por su madera suave y clara. Quien lo derriba, no ve que su verdadero valor está en las semillas. Ellas son fuente de una manteca natural, que promueve una reparación profunda en la piel. 

Lee también:
Açaí usado por Natura Ekos transforma vida de agro extrativistas del Amazonas
Andiroba: de remedio del Amazonas a cosmético restaurador de la piel
Basura: cómo Natura se responsabiliza por los desechos de envases

El potencial del Ucuuba fue identificado por Natura el 2004, durante el  mapeo de varias especies para el desarrollo de óleos y mantecas a partir de materias primas encontradas en el Amazonas. Pero fue sólo en abril de 2015 que la empresa lanzó la línea Ekos Uccuba, después de un largo proceso de investigación.

La gran diferencia de los productos es el toque seco que la manteca proporciona, acompañado de una hidratación de hasta 48 horas, consecuencia de la alta concentración de compuestos que promueven ese efecto prolongado. La manteca de Ucuuba también estimula la producción de colágeno y elastina.

Estímulo a la preservación ambiental

Al transformar la semilla en un producto innovador, Natura generó renta para comunidades en el Amazonas y estimuló la preservación ambiental. Sólo en 2016, un área equivalente a 150 campos de fútbol fue conservada en la región con el uso del Ucuuba en la industria cosmética.

Entre los productos de la línea Ucuuba están los jabones que proporcionan hasta ocho horas de hidratación, lo que, según investigadores involucrados en su desarrollo, representa mucho más que otros productos disponibles en el mercado.

Naturaleza dicta las reglas

Cintia Ferrari, gerente científica del área de tecnología de ingrediente y especialista en óleos y grasas, explica que un proyecto como este trae consigo una serie de desafíos, siendo uno de ellos relativo a la variabilidad de características de la materia prima de origen natural.

“Tú puedes ser el mayor especialista en el asunto, pero, cuando va para la naturaleza, quien dicta las reglas es ella. Si el tiempo está seco, cambian las características, si llueve más, cambian las características. El trabajo es largo porque tenemos que intentar tomar el máximo de cultivo y variables para tener una especificación más fuerte”, dice.

Pequeños productores

Por este motivo, es esencial garantizar la calidad de la semilla y por lo tanto es necesario concientizar a los pequeños productores, de cooperativas socias de abastecimiento, de la importancia de ellos en la cadena productiva.

“Necesitamos mostrar cómo la calidad de la semilla impacta en el producto. No existe óleo malo, existe semilla mala. Tenemos que capacitar a esas comunidades para mostrar la importancia de estandarizar la calidad de la materia prima para mantener la calidad del producto final”, dice Cintia.

Conoce Más Productos